Me estoy mareando

domingo, marzo 26, 2006


Los domingos por la tarde suelo aterrizar del fin de semana. A eso de las seis acostumbramos a ir al cine, como hoy, esas dos horas de película me aislan de todo, pero cuando llegamos a casa, sé que el lunes y la vuelta al trabajo están muy cerca. El Sr García se prepara la ropa del día siguiente, yo comienzo a pensar en la cena y en la tele abundan programas de zapping, son los signos inconfundibles del final de un domingo. (Por cierto, hoy he visto "crash" aunque es buena, la verdad es que no sé si recomendárosla)

Recuerdo mi primer viaje a Madrid, fui en autocar porque ya no quedaban billetes baratos de avión y el viaje de unas 8 horas se me hizo eterno. Fui solo pero me hospedaba en casa de un buen amigo que comenzaba a hartarse de esperarme en la estación. Quedaban unos tres kilómetros para llegar a la capital, todavía había luz y al final de aquella carretera se podía ver la inmensidad de Madrid. Sentí como si me dirigiera a la gran boca de un animal, como si la ciudad me engullera. Un autocar más hacia su centro con unas veinte personas no llegaba a ser ni un minúsculo canapé para un estómago tan grande. Madrid era una completa desconocida para mi y yo para ella, quizá por eso, como acostumbro a hacer con muchas personas, la rechacé desde un principio pasándome aquel primer día durmiendo en casa de mi amigo. A medida que avanzaron las horas me animé a descubrirla y dejé que me conociera.
Muchos lunes, ante la incertidumbre del resto de la semana, tengo una sensación similar.

Que la semana os digiera con gusto.

6 Comments:

At 2:44 a. m., Blogger Triny806 said...

Qué bonita descripción de la llegada a una ciudad.
Toronto, se dice que a la gente se la conquista a través del estómago, así que tus canalones podrían ser un comienzo de muchos menús.

 
At 3:40 a. m., Blogger Torontontero said...

mi pollo con pasas y piñones, dejando la gripe aviar de lado, es objeto de veneración por los comensales que vienen a mi casa...
Bueno... ¿y tú qué sabes cocinar?

Besitos con piñones y pasas.

 
At 6:39 a. m., Blogger Triny806 said...

Me gusta mucho cocinar pero no tengo plato estrella, suelo variar y actualizar recetas que me dan, por mucho que haya hecho un plato 100 veces siempre le pongo nuevos ingredientes, le quito otros, a veces los experimentos salen fatal pero otras son excelentes.
Una de mis especialidades es la pasta fresca, que en ocasiones he llegado a hacer con mis propias manos, pero que no te recomiendo que lo pruebes porque te pasas horas en la cocina.

 
At 1:04 p. m., Blogger Torontontero said...

Pues es algo que me gustaría probar hacer, pero hay maquinita, muy cara por cierto, para hacer la pasta fresca, ¿no?.

Tú a qué te dedicas, Triny?

Besitos curiosos y frescos.

 
At 1:28 p. m., Blogger Triny806 said...

Sí, hay una maquinita dichosa, que como tú dices es carísima, la pasta fresca se puede hacer a mano, cuestión de paciencia y de saber hacer. Los raviolli son muy sencillos de preparar, otra cosa son los spaguetti, aunque parezcan más sencillos porque solo se trata de hacerlos rular es complicado evitar que no se rompan, tienes que estar muy seguro de haber hecho bien la pasta.

 
At 1:49 a. m., Blogger Torontontero said...

Hola triny

Una vez hice un estudio sobre el Mosad y aprendí muchas cosas sobre formas de leer textos entre lineas y estoy leyendo muuuuuuuchas cosas.

Besos misteriosos

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Estadisticas visitas
Internet MarketingContactosTacanoBecasFotolog