Me estoy mareando

jueves, junio 01, 2006



El verano pasado, en Italia cundía el pánico por alguien que se dedicaba a lanzar desde los puentes de carreteras y autopistas grandes rocas, provocando accidentes gravísimos en muchos casos. Lo cierto es que alli pudimos ver cómo a los lados de estos puentes hay grandes muros de protección para evitar que nadie pueda lanzar piedras por ellos. Al principio nos parecía curioso ver esas grandes pantallas de plástico, pero después de ver en televisión uno de los accidentes, entendimos los motivos. A partir de entonces, el Sr García, cada vez que pasábamos por debajo de un puente alzaba la vista y aceleraba. Se sospechaba que "el loco de la piedra" como lo llamaban, podían ser varios trastornados que con la ayuda de furgonetas o incluso camiones, transportaban y dejaban caer piedras desde sus techos, un solo individuo es incapaz de levantar a esa altura rocas de ese tamaño y peso.
En estos dos últimos días el tren en el que viajo para volver a casa ha sido apedreado en dos ocasiones. El ruido del impacto es seco, rotundo y da un susto de muerte. Recuerdo haber en el períodico casos similares en otras líneas hace algunos meses pero creí que se trataba de hechos muy puntuales.
Ya sabemos que RENFE funciona fatal, que los trenes nunca llegan a la hora fijada, la información sobre incidencias es escasa o nula, las insfraestructuras son deficientes, a causa de algunas averías las paradas son eternas, "cuidando los paisajes", como dice el spot televisivo. Pero no veo yo la gracia a apedrear vagones intentando hacer diana en un cristal y encoger de miedo a los pasajeros, que poco a poco nos vamos mudando de asiento, alejándonos de ventanas y puertas y mirando de reojo, por si tenemos que esquivar alguna más.
En fin, al margen de todo esto, una vez más comprobamos la velocidad a la que viajan algunas de estas modas, en ocasiones mucho más rápidas que nuestros trenes.

4 Comments:

At 11:45 p. m., Blogger joseSTEREO said...

viene al pelo: ME DEJAS DE PIEDRA, jajaja

la humanidad se está volviendo loca. Conozco gente que ha sufrido las piedras en los trenes, yo sufrí una en un autobús urbano hace nada y el susto fue morrocotudo

saludos

 
At 3:41 a. m., Blogger Funksturm said...

En ciertas zonas de Madrid cercanas a poblados marginales que hay en la M40 (autopista de circunvalación) esto lleva pasando hace años. También una temporada la gracia consistía en colgarla desde un puente a la altura de paso del tren, para que chocase contra la cabina del conductor. Lo terrible es que tampoco tienen que ser piedras enormes, una piedra de tamaño digamos normal, que puedas coger bien con la mano, provoca un daño enorme por la velocidad del vehículo al impactar con ella.

Y lo peor es que no se puede hacer gran cosa para evitarlo.

 
At 12:23 p. m., Blogger FENNEC said...

los apedreos a trenes ya son algo viejo, de hecho yo creo que se silencian en parte para no convertirlos en moda. En Valencia en la A-3 también hubieron casos de lanzar piedras desde puentes o pasarelas peatonales. Como siempre o no se detuvo a nadie o fueron menores que salieron de rositas del asunto. Al igual que dice josestereo cada vez entiendo menos a la gente.
Besotes

 
At 8:27 a. m., Blogger el said...

ups!!
recuerdo ser una nña muy mala. alguna vez hice algo parecido desde un puente peatonal...(pero eran piedritas)

pero ni hubo accidentes solo un enorme jalon de orejas de parte de mi Madre!!

en verdad desde niña creo ke tengo serios problemas...pop!!

saludos

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Estadisticas visitas
Internet MarketingContactosTacanoBecasFotolog